Punta de Flecha de Obsidiana

Punta de Flecha de Obsidiana
PREHISTORIA

lunes, 5 de mayo de 2014

SENDERO ( 7 ) - ( 2da. parte )



Después de bajar aquella quebrada con un esfuerzo extenuante,,llegamos a un lugar donde se podía ver nuestra meta; con sorpresa nos dimos cuenta que no podríamos lograrlo en un solo día, paramos para tomar un frugal desayuno, era la costumbre cuando realizábamos esta clase de esfuerzo, así evitábamos estar demasiado pesados; también llevabamos alguna casas de campaña de las mas livianas, con el objeto de utilizarlas en casos como éste....


Bien sin remedio nos quedamos a dormir en nuestro primer día de viaje; entre risas y bromas de los jovénes y charlas de los adultos, cenamos algo, y al fin rendidos decidimos ir a dormir, nos acomodamos en las casas de campaña para evitar encuentros peligrosos.

A la mañana siguiente nos equipamos con lo necesario para reemprender el sendero, como se observa en la foto,,,varas de bambú para apoyo en las cuestas de subida o bajada, es un excelente apoyo, a la espalda la cuerda de seda (mi hermano qdp al centro), a la izquierda uno de los jóvenes con un pequeño talacho, sirve de apoyo en subidas escarpadas y para escarvar ,,,a la derecha su servidor, en mi espalda el arnéz, debo decir que todos contábamos con equipo individual para rappel, así mismo un pequeño talacho y cantimplora,,,



siguiendo nuestro sendero, en una de las orillas de las paredes que observábamos a derecha e izquierda, nos pareció ver una especie de repecho, algo así como una cueva poco profunda, los jovenes fueron los encargados de ir a ver de que se trataba; a gritos nos llamaron para que subieramos, sin remedio lo hicimos, y saben que?, ahí estábamos ante algo mágico; se trataba de ruinas prehistóricas, algo que en lo personal me llena de alegría, saben porque?,,,es el encuentro con una cultura que habitó aquí en la prehistoria, y tenemos el privilegio de estar en su entorno, a cientos o miles de años después que ellos,,,

era necesaria la foto del recuerdo, y la excavación para tratar de encontrar utensilios de aquella gente,,nos encontramos varias puntas de flecha,,,algo que nos llenó de satisfacción, después de un buen tiempo, reemprendimos el sendero,,,,no sin antes por unanimidad tomarme una foto yo solo, porque en la de grupo, como yo la tomé, no  estuve en ella,,,

también deseo darles una pequeña semblanza, sobre estas construcciones, hechas con pedacería de piedra sin labrar y lo raro pegadas con barro, no se caen, el techo hecho de ramas, las encontramos dentro de estas pequeñas casas con figura de iglú, una pequeña puerta, se desprende habitadas por pigmeos de acuerdo al tamaño y altura,,,



seguimos nuestro sendero con la satisfacción en todos y cada uno de los rostros, ya casi llegábamos a nuestro destino, calculamos que estaríamos ahí pasado medio día, claro tendríamos que dormir de nuevo en las casas de campaña, y allá en el campamento base nos esperaban algunos compañeros que no estaban capacitados para éste tipo de sendero,,,así las cosas llegamos al pie del cerro del Huehuento, un coloso de mas de 150 metros de altura a partir de su base pétrea, pero para llegar ahí tendríamos que subir una cuesta demasiado empinada,,que remedio,,,acordamos dormir abajo y descansar para la mañana siguiente emprender la ascención muy temprano para evitar el sol, que nos quitaría fuerza,,,dormimos de vuelta muy cansados,,,,



después de una agotadora subida por el terreno de tierra, llegamos al pie del cerro de piedra, emprendimos la escalada el mas apto mi hermano, llevando una cuerda, que iva asegurando donde podía, nos serviría para sostenernos en caso de caída, igualmente si el resbalaba nosotros detendríamos su caída, asi las cosas llegado un momento había que ir de cara a la pared y enseguida darse vuelta para poder apoyar uno de los pies e impulsarse hacia arriba, solo que al darme vuelta uno de mis brazos se atoró y me fué imposible sacarlo, de hacerme hacia delante caería sin remedio, y a una altura de 100 metros aproximadamente, mi hermano al percatarse regresó y me dio la mano, con ese gesto yo pude desprenderme y continuar subiendo, yo era el segundo en la ascención, pasado ese incidente llegamos arriba y después de descansar un rato, tomamos la foto, con una cámara instantánea retardada unos segundos y salimos todos. Ocho en total, los demas se quedaron abajo, (los jóvenes).



lo lamento la foto quedó de lado, pero se puede apreciar el rappel, y la altura de 150 metros, abajo se ven las copas de los grandes pinos que llegan a medir mas de 60 metros de altura, estuvimos rappeleando durante un tiempo, hasta que llegado el momento tendríamos que bajar y eso sería mas rápido lo haríamos en rappel,,

de nuevo foto de lado,,,

al llegar abajo recogimos las casa de campaña e iniciamos el regreso, tiempo estimado 30 horas incluyendo descansos y comidas,,,

4 comentarios:

  1. Al final esos jovencitos se rajaron? Ayyy, ya no hay hombres como los de antes. Me alegra haber esperado al fin de tu relato amigo René. Alucino que aún quedara tejado , y más siendo vegetal. A saber, tal vez se usaron las cuevas más adelante de su construcción? Muy interesante, ah sí, y hazme el favor de poner cuidado. jaja Un abrazo y buen resto del día.

    ResponderEliminar
  2. hola Mar, agradecido con tu presencia y comentario; sabes?, por el paso del tiempo no se aprecia, hubieran sido ocupadas después de los constructores, las ramas del tejado, solo varas ya casi destruídas, solo que el terreno salvo una fuente de agua en un lado,,todo lo demás está muy seco, eso hizo se conservaran las cosas,,,

    ResponderEliminar
  3. Es realmente una gran aventura. Increíble. Te felicito por tanto riesgo. Mi admiración.

    ResponderEliminar
  4. yo solo deseo tu amistad, gracias por tu bonito comentario y por seguirme en mi blog,,,besos.-

    ResponderEliminar