Punta de Flecha de Obsidiana

Punta de Flecha de Obsidiana
PREHISTORIA

lunes, 23 de diciembre de 2013

Senderismo, campismo y rappel ( 4 ) @


En ocasiones,tengo la oportunidad de recorrer algún lugar que antaño, tuve el privilegio de explorar con mis amigos de la juventud, y debo decirles que la nostalgia invade mi mente, no asì mis recuerdos, que con gusto plasmo en éstas páginas, para que en mi compañía disfrutemos de aquellas aventuras,,,





Parece Que Fue Ayer,,,llegamos a éstos lugares inexplorados por nuestro grupo de amigos.
preparamos todo lo necesario, hoy recorreremos estos lugares en compañía de un guía, el se encargará de indicarnos el sendero que nos conducirá, a donde nuestros ojos puedan contemplar la Naturaleza...



Quedamos extasiados hasta donde alcanza la vista, el terreno está cubierto de grandes bosques, a lo lejos el cielo azul, sirve de techo a tanta belleza, que a su vez está acompañado de diferentes formas de nubes, el sendero se dirige a pasar entre los árboles que en su mayoría son de la especie pino duranguensis, especie predominante de éste lugar de ensueño...




en nuestro recorrido nos encontramos con las formas caprichosas formadas por rocas que en su tiempo estuvieron a merced de grandes corrientes de agua, dándoles las formas que hoy tenemos oportunidad de contemplar,,,vemos con admiración ésta forma donde pareciera que dos formas amorfas se enfrascan en una lucha cuerpo a cuerpo...




el sendero en ocasiones pasa por lugares aparentemente inaccesibles, pero al momento de seguirlo, se descubre como serpentea entre los arbustos y pedazos de roca sueltos y sigue su curso inexorable, llevándonos a contemplar lo maravilloso de la Naturaleza.

junto a la vista que tenemos a nuestro alrededor, nuestros oídos se extasían con el canto de las aves, pareciera que nos dan la bienvenida a su mundo mágico, aquí nacen, viven, se reproducen y mueren, todo un ciclo de vida ...




el sol está a punto de ocultarse en el horizonte, el recorrido a sido por demás placentero, si bien es cierto nuestra fortaleza ya no es la misma que antaño, los músculos de las piernas ya no nos dan la seguridad que tenían antes, pero aun asì tenemos aun la facultan de seguir huellas de animales que pululan por estos parajes;  allá descubrimos entre unas piedras los desechos de un coyote, sus huellas quedaron impresas sobre la tierra suelta..




probablemente bajo aquella piedra del fondo esté la madriguera de alguno de los habitantes de éste lugar; es hora de regresar, ya nuestras cansadas piernas necesitan reposo, ya no tienen la fortaleza para grandes caminatas, como ayer,,,llegamos casi a punto de oscurecer al campamento donde trataremos dormir y descansar, a la mañana siguiente emprenderemos de nuevo nuestra caminata, siguiendo un nuevo sendero.