Punta de Flecha de Obsidiana

Punta de Flecha de Obsidiana
PREHISTORIA

jueves, 7 de noviembre de 2013

ENCUENTRO INESPERADO,,

En una ocasión no hace mucho tiempo, dos amigos y yo decidimos hacer un senderismo, en el rancho de uno de ellos; para lo cual nos trasladamos a bordo de una camioneta, era tiempo de lluvias, pero a nosotros no nos importó.




La idea era encontrar una cueva que habíamos visto, de la parte alta, hacia abajo, sabíamos que iba a ser complicado, ya que la lluvia era pertinaz, pero aun así no, nos dimos por vencidos.

Ahí estábamos a la orilla de la quebrada e iniciamos el descenso con sumo cuidado, para evitar en lo posible algún resbalón que provocara nos fuéramos a rodar cuesta abajo, en cuyo caso no lo habríamos podido superar, como no podíamos bajar juntos, nos separamos para dar espacio a cada uno; así transcurrió cerca de dos horas, y al fin casi llegamos abajo.

   
Caminamos un trecho y encontramos la cueva, estaba muy húmeda por las precipitaciones pluviales tan frecuentes; pero tenían objetos que nos hicieron pensar que en tiempos prehistóricos estuvo habitada, descansamos un poco, escarbando aquí y allá, recogiendo algunos trozos de obsidiana, material abundante en estos lugares, algunos tenían muescas, sin duda hechas por el hombre primitivo,  pero fue todo, en realidad necesitábamos mas tiempo y con un clima mas propicio, para realizar una búsqueda en mas forma; entonces decidimos emprender el regreso.



De solo pensar en subir esas patillas pronunciadas, que les puedo decir; nos armamos de valor y buena disposición y empezamos el ascenso, cada paso era cuestión de valor, ya que el piso estaba muy resbaloso y la cuesta muy empinada, pensamos por aquí bajamos?, pues si, por ahí habíamos bajado, sólo que la subida es mas pesada, tardamos aproximadamente 3-1/2 horas en subir, ya el cansancio se notaba en los rostros, y por consecuencia de eso, yo me fui rezagando sólo que ya estábamos arriba, al quedarme atrás, por delante iba viendo a mis compañeros que de ves en cuando giraban la cabeza para cerciorarse que aun los seguía.

Así las cosas, al dar vuelta entre unos pinos tupidos, los perdí de vista, pero entre los árboles ya se veía la camioneta, no había posibilidad de perderme, venía pensando en una y mil cosas, situación que se presenta cuando se encuentra uno solo y en medio del bosque, claro sin descuidar el posible encuentro con algún animal y en el peor de los casos con una víbora.

Al pasar entre unos árboles, hacia mi izquierda el bosque, hacia mi derecha un espacio abierto no muy grande; sentí como un choque eléctrico, y una necesidad apremiante de girar la cabeza hacia el lado derecho, al hacerlo vi una figura humana, por su porte, un hombre, la lluvia caía pertinaz, y aquel personaje no traía sombrero, en un instante pude percibir su mirada, como la traía yo instantes antes, al frente y perdida entre sus pensamientos, pude apreciar que vestía un pantalón gris o casi blanco, la cintura cubierta por una camisa de esas que no tienen botones, del mismo color, los pies no los pude apreciar, ya la tarde estaba muy adelantada. casi oscurecía. Pensé nuestras miradas se van a cruzar, o tal vez casi me va a rozar, debo decirles que por la impresión, que duró solo unos instantes y que a mi me parecieron horas, yo no me moví del sitio donde ocurrió todo,,,y así como apareció,,,,desapareció.

Me quedé pensando realmente yo nunca había tenido una experiencia de este tipo, miedo?, no tuve tiempo de sentirlo, tal vez mas bien desconcierto, pasado el momento reemprendí  el camino a los pocos instantes llegué al lugar donde estaban mis amigos y la camioneta, lo primero que les dije fue  "vieron eso?, que, me preguntaron?, les relaté brevemente el encuentro a lo que contestaron, que no habían visto nada".

Desde luego al reflexionar sobre el incidente, llegué a la conclusión que realmente no sabemos nada del mundo que nos rodea, y en cualquier momento podemos tener Un Encuentro Inesperado. saben?, pienso que quienes tenemos oportunidad de tener estos encuentros, debemos considerarlo un privilegio, ya que no todos lo tienen.     

  

7 comentarios:

  1. La existencia de dos realidades o más. Tu fortuna de llegar a ese cruce en el cámino, ¿me pregunto y si os hubierais chocado? ¿ o eso nunca podría pasar?, es una vivencia extraordinaria, se me ocurre pensar si en algo cambio tu actitud ante la vida. No es igual creer, ser consciente de algo , a darte de cara con el hecho en cuestión.


    Besos fuertes ♥♥♥

    ResponderEliminar
  2. Mi vida siempre a estado de acuerdo a mi mente abierta desde el momento que empecé a estudiar misticismo..., el tener la mente abierta nos da posibilidad de que si suceden encuentros así; estamos preparados psicológicamente para enfrentarlos, por eso no sentí temor alguno, mas bien el deseo de que sucediera algo mas...pasado el tiempo regresé varias veces al mismo lugar con la esperanza, pero desgraciadamente nada sucedió,,,gracias por tu comentario,,,besos.

    ResponderEliminar
  3. Un encuentro realmente extraño e inesperado.. que experiencias !!
    besos

    ResponderEliminar
  4. hola Hanna, gracias por tu comentario, debo decirte que este encuentro inesperado, es parte de mis senderos por la naturaleza, en ocasiones solo belleza, en otras algo extraño sucede,,,besos.

    ResponderEliminar
  5. Un relato espléndido... di con tu sitio por intermedio de tu perfil.
    Muchas gracias por dejar tu comentario, abrazos desde Uruguay!

    http://sombriabelleza.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. hola Cris Bo, te extraño en mi otro blog, pero te agradezco estés aquì, saludos a Uruguay, gracias por tu comentario,,,besos.

    ResponderEliminar
  7. Un privilegio esa experiencia como dices amigo, para atesorarla durante toda tu vida..y sí, no sabemos nada del mundo que nos rodea...Un gran saludo..

    ResponderEliminar